Por qué usar champú natural sin sulfato ni siliconas

14 Mar 2019 | Componentes a evitar | 3 Comentarios

Queremos que conozcáis lo peligroso que es echarse cualquier cosa sobre la piel y, en este caso, por el cuero cabelludo, por eso os explicamos qué es eso de los “sulfatos” y las “siliconas” en los champús y cuáles son los efectos negativos que provocan. Muchos de vosotros os vais a sentir identificados.

Qué son los sulfatos y qué daños provocan:

Normalmente los encontramos en la composición de los champús como “Sodium Lauryl Sulfate” y “Sodium Laureth Sulfate”. Ellos son detergentes que actúan como agentes espumantes, es decir, son responsables de la espuma que hace el champú que inocentemente identificamos con limpieza.

Pensamos que cuanta más espuma haga un champú convencional más nos va a limpiar el pelo. Pues NO: en realidad lo único que significa es que cuánta más espuma haga mayor concentración de sulfatos lleva el producto.

champu cabello peq

Este agente espumante es corrosivo, destruye las barreras naturales protectoras que hay en la piel y, al ser un tensioactivo sintético de molécula pequeña, penetra tanto en los poros que es muy difícil eliminarla del todo. Por ello, además de “limpiar” causan en la piel y el cuero cabelludo:

  • Sequedad
  • Irritaciones, eccemas y dermatitis
  • Caspa

¿Por qué se usan los sulfatos?

Porque son baratos. Así de simple. Se usan tanto en un champú como en un lavavajillas como en un dentífrico.

Sustitutos de los sulfatos tan o más malos como los propios sulfatos

No os dejéis engañar. Desde hace algún tiempo los sulfatos han sido muy polémicos, se han señalado y condenado, y en su lugar muchas marcas conocidas han sacado sus champús “sin sulfatos” pero como sustituto detergente y espumante han puesto a un primo hermano que es tan dañino y tóxico o más aún que los propios sulfatos.

Muchos de ellos son tensioactivos de molécula un poco más grande que no penetran tanto en los poros de la piel pero que siguen causando sequedad e irritaciones.

Qué son las siliconas y qué daños provocan:

En la composición de champús, mascarillas, serum capilares, maquillajes, cremas faciales y demás cosméticos las encontramos con la terminación -cone/-cona ó -xane/-xano (inglés/español).

Las siliconas son polímeros inorgánicos a base de silicio (la mayoría de ellas). No aportan salud al pelo, lo único que hacen es enmascarar los síntomas y carencias que puedas tener en él.

Dan una apariencia del cabello sedosa y suave, uniforme, sin encrespamiento. Maravilloso e idílico hasta aquí.

Pero en realidad lo que hacen es crear una capa que sella las cutículas y los poros de la piel. Tu pelo puede brillar muchísimo y parecer fuerte y brillante, pero en realidad está más dañado de lo que aparenta, porque lo que brilla no es tu pelo, sino la silicona.

Son apelmazantes, cuanto más producto uses más capa sobre capa crea, y más pesada se vuelve tu melena. Son las responsables de que a veces nuestro pelo parezca demasiado graso.

cabello graso

Esta capa aísla el pelo y el cuero cabelludo y provoca deshidratación ya que no deja pasar nada a través de ella, ni agua, ni vitaminas, ni nutrientes y acaba volviéndose “impermeable”.

De nada sirve que te eches unos aceites vegetales buenísimos de prensado en frío ecológicos en el pelo si lo tienes aislado con una capa de silicona.

Recapitulando, la silicona:

  • Apelmaza y engrasa el pelo
  • Deshidrata
  • Da problemas de picor y caspa.

¿Por qué se usan las siliconas?

Porque son baratas, no en cuanto al proceso de su producción, pero sí en cuanto a la cantidad de materia prima que existe. Son una manera rápida y barata de enmascarar los daños del pelo.

Los sulfatos y las siliconas: la pescadilla que se muerde la cola

Mientras los sulfatos son muy agresivos con nuestro cabello debilitándolo, dañándolo y penetrando en nuestros poros hasta no poder ser eliminados del todo, las siliconas enmascaran los daños causados por los sulfatos para dar un falso aspecto más saludable.

Y cada vez que lavamos el pelo vuelta a empezar.

Al final los sulfatos dependen de las siliconas y las siliconas de los sulfatos. Esta es la dependencia capilar que nos crean los champús, suavizantes, serum y mascarillas de mala calidad.

La transición de champú convencional a champú natural

Salir de esta rutina usando champús naturales nos puede llevar hasta mes y medio para recuperar nuestro cabello natural. Es lo que vamos a tardar en librarnos de todas esas sustancias tóxicas que tenemos en el cabello y el cuero cabelludo.

Al principio sólo vamos a ver lo dañado que teníamos el pelo, y mucha gente en este punto piensa “a mí esto no me funciona” y vuelve al producto de antes. Es una pena. Cuando toméis la decisión de cambiar a una limpieza capilar e hidratación más natural tened un poco de paciencia. La cosmética natural no es como la convencional, los resultados se ven a largo plazo porque no se ocupan de tapar o enmascarar un síntoma, sino que van al problema de raíz (nunca mejor dicho).

Con dos, tres o cinco lavados no vamos a ver ningún tipo de mejoría, sobre todo en cabellos medios y largos. Pero si aguantamos un poquito esa transición vamos a ver cómo el pelo vuelve a recobrar su estructura y su brillo natural y cómo se va nutriendo gracias a los aceites vegetales y esenciales que llevan las alternativas naturales.

cabello sano