La esponja de mar vuelve con fuerza

10 Sep 2019 | Productos ecológicos | 0 Comentarios

Desde hace unos años atrás la demanda de esponjas marinas en el mercado había ido bajando debido al crecimiento de las esponjas sintéticas fabricadas a base de polímeros plásticos, una materia prima más económica pero increíblemente contaminante.

Por suerte en los últimos años hemos visto un cambio en la conciencia social del consumo que ya está invirtiendo la balanza. Cada vez son más los que apuestan por lo de siempre, por una esponja natural y sostenible.

Te explicamos un poquito más sobre ellas por si estás planteando pasarte al “lado marino”:

¿Qué sabemos de las esponjas marinas?

Sabemos que Bob Esponja es una esponja de mar y nos encanta su serie, pero más allá del mundo de la ficción, ¿sabemos qué es una esponja de mar en el mundo real?

Las esponjas son metazoos, animales invertebrados que carecen de cerebro y sistema nervioso central. Hay unas 9.000 especies diferentes, pero las que más se usan para la higiene personal y el cuidado de nuestra piel son particularmente de los géneros Spongia e Hipospongia, ya que tienen un exoesqueleto más flexible.

Son seres con unas grandes capacidades de adaptación y de regeneración. Pueden volver a unir de nuevo dos fragmentos rotos o cambiar un fragmento de sitio con las mareas y recrear un clon de la esponja paterna.

Un dato curioso es que hay especies que producen sustancias antibióticas, antiinflamatorias e incluso antitumorales.

¿De qué color son?

Las hay de muchos colores en el lecho marino. Las que usamos para baño normalmente las asociamos con el color amarillo, pero las que tienen este color han pasado por un tratamiento de blanqueado. El color natural de las esponjas de mar es de un tono tostado o marrón claro, lo podéis apreciar en las fotos.

¿Qué comen?

Se alimentan de plancton y pequeñas bacterias. En el entorno marino juegan un papel muy importante puesto que contribuyen al reciclaje de la materia orgánica.

La esponja marina es un recurso renovable si se recolecta de manera sostenible

Nuestro consejo es que busques los pequeños productores o pequeñas empresas que te aseguren una materia prima de calidad: esponjas recogidas una a una, una recolección sostenible y consciente que cuida nuestros fondos marinos y a la vez preserva la la vida, regeneración y reproducción de las esponjas en nuestros mares.

esponja de mar recolectada

Al recogerlas manualmente dejan la base o raíz de la esponja intacta para que ésta pueda regenerarse y volver a crecer de nuevo hasta su forma original.

Las esponjas se han cosechado desde hace más de 150 años. Al año de vida rondan los 10 cm de diámetro y si no se recolectan tienen una vida útil de aproximadamente 10 años

En nuestros hogares duran bastante tiempo en uso y son biodegradables: simplemente se van deshaciendo y no generan ningún tipo de residuo.

En contacto con tu piel todo son beneficios

esponja de mar

La esponja de mar es una alternativa ecológica, natural e hipoalergénica que ha estado presente desde hace años. Su textura suave hace que esté indicada para todo tipo de pieles, pero especialmente para las pieles más sensibles como la piel de los bebés.

Poseen enzimas que inhiben el crecimiento del moho, hongos y bacterias, lo que nos asegura que va a estar siempre limpia en nuestra ducha. Además no retienen olores.

Tenemos que añadir que la experiencia con ellas es muy buena y estimulante: es suave, absorbe y retiene mucha cantidad de agua sin gotear y hace mucha espuma.

¿Te animas a probarla? Cuéntanos tu experiencia. 😉

 

¡Si te ha gustado comparte!
Hola! 🙋🏽‍♀️
Si necesitas ayuda no dudes en escribirnos 😉
Powered by