La importancia de elegir una crema solar sin tóxicos y respetuosa con el medioambiente

por | 18 Jun 2020 | Componentes a evitar, Información, Novedades, Probando productos, Productos ecológicos, Solar | 0 Comentarios

Lo primero: el sol es bueno

El sol es importante para la vida, él nos ayuda a sintetizar la vitamina D, que es muy importante para que nos sintamos bien física y anímicamente. Nos ayuda en numerosos procesos biológicos, por ejemplo, para que nuestra piel esté sana, nuestro sistema inmunológico funcione correctamente y nuestros huesos estén fuertes. También nos alegra y levanta nuestro estado de ánimo, lo que favorece que no entremos en estado de depresión.

Eso sí, como todos los excesos, es malo tomar el sol por mucho tiempo. Si abusamos de él llegan las quemaduras solares, insolaciones, el envejecimiento prematuro de la piel, el cáncer de piel… Vamos que las consecuencias pueden ser muy graves.

Si quieres tomar el sol sin protector solar

Huye del sol del mediodía siempre que sea posible, es demasiado agresivo, lo más seguro es tomar el sol durante el principio y el final del día. Lo suyo es tomar el sol durante unos minutitos, no más de 10, eso sería lo ideal, eso nos permitiría sintetizar nuestra querida vitamina D. Pero si vamos a tomarlo más de esos 10 minutitos, tenemos que aplicarnos protección solar.

ponte protector solar

Por si no lo sabes, hay 3 tipos de bloqueadores solares que puede contener una crema:

  • Filtro químico
  • Filtro físico
  • Filtro biológico.

Filtros químicos: ¡Cuanto más lejos mejor!

Son sustancias sintéticas que tienen la capacidad de penetrar hasta el torrente sanguíneo desde la primera aplicación y alterar funciones biológicas.

¿Nunca te has preguntado por qué las marcas recomiendan aplicarlos 30 minutos antes de ponernos al sol? Para dar tiempo a que el producto se absorba en nuestros tejidos y empiece a “protegernos” o más bien a modificar nuestras funciones. Puedes echarle un ojo a este ensayo clínico.

Hay estudios científicos que han demostrado que son disruptores endocrinos, que afectan al crecimiento de nuestros hijos, que alteran nuestro ADN, que provocan cáncer.

¿Sabías que en Hawái estará prohibido vender o distribuir crema solar con dos filtros químicos a partir de 2021? Esta ley se firmó en 2018. En concreto estarán prohibidas las solares que contengan oxibenzona (oxybenzone) y octinoxato (octinoxate): filtros químicos que atentan contra nuestra salud y la del medioambiente y que, me atrevería a decir, llevan todas las cremas solares que puedes encontrar en el supermercado.

No son los únicos, hay otros muchos más que también son perjudiciales para nosotros y para nuestro medio: cinoxato (cinoxate), ensulizol (ensulizole), homosalato (homosalate), dioxibenzona (dioxybenzone), etc.

Estas sustancias llegan al feto a través de semen, de la placenta y de la leche materna y son metabolizadas en nuestro organismo en sustancias más peligrosas aún. Y al ser metabolizadas no se eliminan fácilmente, sino que se acumulan en nuestros tejidos. El uso de estos químicos tan peligrosos desgraciadamente sigue permitido.

Nos aterra el hecho de que estos componentes tan dañinos sean legales. Y nos aterra el hecho de que los consumidores los sigan usando siendo totalmente ajenos a su peligrosidad. Marcas tan conocidas como Estee Lauder, Nivea, Mary Kay, Avone, Olay, L’Oreal, Cien (marca Lidl), Maybelline, Shiseido y un largo etc. usan en sus cremas ingredientes que atentan contra nuestra salud y la de la flora y la fauna que nos rodea.

Los filtros químicos no sólo nos dañan a nosotros

El motivo por el cual Hawái ha sido el primer estado de los Estados Unidos en prohibir el uso de todas esas cremas solares es la devastación que están causando sobre sus mares, sus arrecifes de coral, sus algas, sus peces y, en consecuencia, todo su ecosistema. Un ecosistema precioso siendo devastado… ¿Se podía haber evitado? Creemos que sí. Pero lo importante es mirar hacia el futuro.

No nos confundamos, el problema no sólo está en Hawái sino que está en todo el mundo. España tiene unos 7.900 km de costa y más de 3.000 playas con una gran afluencia de turistas durante el verano. Eso se traduce en cientos de kg anuales vertidos directamente a nuestros mares. Una gran amenaza para nuestro ecosistema. Esas sustancias están alterando el metabolismo de millones de seres vivos (humanos y no humanos) y el correcto funcionamiento de nuestro ecosistema ahora mismo, mientras lees esto.

Filtros físicos

Son los más seguros, pero en su forma “no nano”. Los filtros físicos que más encontramos en los solares son el óxido de titanio y el el óxido de zinc. Y nosotros nos vamos a posicionar: nuestro favorito es el óxido de zinc.

Este tipo de filtro se caracteriza por crear una capa protectora sobre la piel. Para que lo entiendas mejor, cuanto te aplicas este filtro un montón de partículas forman un escudo en la piel que hace “rebotar” los rayos UVA, UVB e infrarrojos.

filtros químicos y filtros físicos

Otra buena noticia es que no hace falta que te apliques el protector solar media hora antes de que te expongas al sol, sino que te protege inmediatamente. Así que es una muy buena manera de aprovechar esos menos de 10 minutitos al sol sin protección solar que son los que nos van a ayudar con esa vitamina D.

Dióxido de titanio

Es un colorante, es el colorante más blanco que existe, esto quiere decir que blanquea al ser aplicado en la piel. Por ello hay marcas que lo usan en nanopartículas para que no produzca ese efecto blanco. Más adelante te hablo de los inconvenientes de estas nanopartículas.

Al contrario que el óxido de zinc, el dióxido de titanio crea una ligera fotosensibilidad cutánea. Otra mala noticia es que el presenta un peligro para el medioambiente, es tóxico para los peces y otros organismos acuáticos.

El dióxido de titanio SIN nanopartículas está permitido en cosmética ecológica por las certificadoras.

Óxido de zinc

Esta opción es la más segura para todos: adultos, pieles sensibles y reactivas, niños y bebés de más de 6 meses, incluso seres vivos en general y medioambiente. Es la opción más beneficiosa. Su poder de protección es altamente efectivo contra las radiaciones UVA, luz visible e IR.

Además de actuar como filtro solar es un buen seborregulador, mejora las pieles grasas y disminuye la aparición de acné y manchas y reduce la irritación e inflamación de la piel. Por eso también se emplea en pomadas para bebés para disminuir la irritación.

Otro peso positivo es que es totalmente biodegradable. No contamina nuestros océanos y nuestros mares y es respetuoso con la flora y fauna.

¿Blanquea? Si. Pero gracias a los avances de los últimos años por parte de las marcas de cosmética ecológica podemos ir diciendo adiós a esa textura densa y blanquecina característica de las cremas solares de filtro físico. De hecho nuestras cremas solares Sol de Münnah corporal y facial no dejan ni rastro:

crema solar de munnah no blanquea

Nanopartículas NO

En cosmética, la ley dice que en el INCI tiene que aparecer “nano” detrás de estos filtros físicos si se presentan en nanopartículas. Las nanopartículas no son una opción, ya que pueden penetrar en nuestro organismo a través de nuestros poros.

En concreto, el dióxido de titanio (titanium dioxide o TiO2) en nanopartículas presenta una alta toxicidad al ser inhalado y al entrar en nuestro torrente sanguíneo. La Agencia internacional para la Investigación del cáncer (IARC, organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud) lo ha calificado como posible carcinógeno para humanos al ser inhalado.

Repito, los filtros físicos en su forma “nano” no son una opción.

Filtros biológicos

Se encuentran de manera natural en ciertos aceites, mantecas o extractos vegetales, por ejemplo: en el aceite de sésamo, el de zanahoria, el de coco, el de semillas de frambuesa, el de aguacate, el aloe vera, etc.

Estos filtros biológicos no funcionan por igual en todos nosotros y todas las veces. Me explico, al ser ingredientes orgánicos trabajan en nuestra piel de manera distinta, no sólo entre unas personas y otras, sino también dependiendo de en qué día nos los apliquemos y, sobretodo, depende de la procedencia de estos ingredientes.

Las propiedades de un aceite, una manteca o un extracto vegetal no son iguales si son bio o si no lo son, si esa planta o ese fruto ha crecido en un tipo de clima u otro, si su substrato ha sido más rico en nutrientes o menos. En definitiva, hay una diferencia significativa de un mismo ingrediente a otro.

A modo de ejemplo, se calcula que el aceite de semilla de frambuesa tiene un factor de protección de entre el 20 y el 50%, el de zanahoria ronda el 30% y el aloe vera aproximadamente un 20%.

Esto presenta una desventaja a la hora de calcular el SPF total de una crema.

¿Qué filtro es el más acertado o qué filtro debo buscar en mi crema solar?

Filtro solar físico + biológico

La unión de estos dos tipos de filtros es la mejor opción porque obtenemos los beneficios de ambos. Y no sólo estamos recibiendo esa protección solar, sino que también estamos nutriendo e hidratando nuestra piel gracias a estos ingredientes de 10. Si encima optamos por buscar óxido de zinc como filtro físico estamos aumentando los beneficios sobre nuestra piel y estamos respetando el medio marino, que es imprescindible para la vida.

Nosotros lo hemos hecho, por eso después de tanto buscar y leer INCIS a diestro y siniestro, nuestra apuesta ha sido:

Sol de Münnah Facial (93% bio)

crema solar facial bio de Munnah

 

Sol de Münnah Corporal (93% bio)

crema solar bio corporal de munnah

 

Rokai SPF 25 (bio y zero waste)

crema solar bio rokai zero waste

 

Todas las solares anteriores tienen: óxido de zinc + filtro biológico

Puedes hacer click en cada una de las imágenes para leer el INCI completo y ampliar información.

Münnah está hecha en España y concretamente Sol de Münnah Corporal ha sido galardonada en los Orgánic Clean Awards como el mejor corporal solar de protección alta 2020.

Rokai está hecho en UK y es una muy buena alternativa sin plástico.

Espero que todo esto te haya servido para saber un poquito más sobre lo necesario que es el Sol, lo traicionero que puede ser a la vez y lo importante que es elegir un buen protector solar. Sé consciente y elige con criterio porque puede ser una gran inversión para tu salud y la de los tuyos o puede ser algo que lamentes en el futuro. A veces hay remedios que son peores que la enfermedad.

Si has llegado hasta aquí gracias, porque eso significa que te interesa cuidarte y cuidar el medioambiente.

¿Ya has elegido solar para este año?¿Cuál has elegido? Cuéntame por aquí abajo ⬇.

¡Feliz día!

familia en la playa

¡Si te ha gustado comparte!
×